Cuanexecute leí ayer la noticia de que Kendall Jenner se ha hecho recientemente un piercing en el pezón, no pude evitar sentir un pequeño pinchazito, concretamente en el pezón izquierdo, recordando la experiencia de llevar piercing durante cinco años.

Lo mío no fue un acto de rebeldía, tenía ya 33 primaveras, quizá fue más bien un acto de fe, ya que después de hacerme varios tatuajes estaba prácticamente convencida de que apenas iba a notar dolor, ni tener problemas. No fue así, aunque mejor empiezo por el principio y así será más fácil entender porque tengo claro que es algo que no volveré a repetir.




You are watching: Piercing en el pezon

Primer día: dolor, angustia y esperpento

Nunca olvidaré el día de la colocación, como ya he comentaperform iba relativamente tranquila, una amiga me había dicho además que ella ni lo había notaexecute (un saluperform, amiga de la que no volveré a creer NADA), y por no perder una tarde de trabajo aproveché para pedir la cita el mismo día que la del dentista y llegué con la boca medio anestesiada. Esas concepts geniales que a veces se me ocurren.


*
*
*
*
*
*

Con esto no pretencarry out asustar a nadie, pero ya que parece que va a ponerse de nuevo de moda, quiero dejar constancia de que hacerse un piercing no siempre es algo fácil y maravilloso. A veces puede ser un auténtico incordio. Toperform dependerá imagino de lo wise que tengas el pezón y de cómo cicatrice. En el ombligo, por ejemplo, sigo llevanperform otro y ni me acuerperform de que lo tengo, no noto absolutamente nada.

¿Me arrepiento? Pues no, de todo se aprende. ¿Repetiría? Ni muerta.

See more: A Food Label Claims That The Food Is A &Quot;Good Source Of Vitamin C.&Quot; This Means That The Food

Bueno, muerta sí, entonces ya no tendría importancia.

Y vosotras, ¿lleváis algún piercing? ¿Qué tal la experiencia?

Fotos | MissguidedEn thedesigningfairy.com Belleza | Septum, el piercing de moda ¿nos gusta o no?